Blogia

DOLCEFARNIENTE

EL FIN DE LOS DÍAS

EL FIN DE LOS DÍAS

Por el presente post, y ante la desidia, pigricia y desapego mostrado por los lectores de Dolcefarniente hacia sus interesantísimos contenidos, declaro el blog en bancarrota moral y lo diluyo para siempre en el olvido del tiempo, es decir, que se acabó Dolcefarniente, amigos. A partir de ahora guardaré todas estas ideas luminiscentes que borbotean en mi cabeza para mí mismo, así que tendreis que buscaros una fuente alternativa de conocimiento, como bien puede ser el libro de Sánchez Dragó El Sendero de la Mano Izquierda, cuya lectura recomiendo vivamente, la iglesia de la cienciología, o ese entrañable programa entre culinario y erótico titulado Dino Dolce, Chef y Amante (Localia TV, por las noches).

Sólo cambiaré de opinión si recibo un número considerable de manifestaciones de protesta o, en su defecto, si algún lector de ingente capacidad retórica logra convencerme con un argumento de inapelabilidad supina, cosa que dudo.

Ha sido un placer, o algo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

MUJERCITAS

¡Hay que ver qué cosas más curiosas que me suceden a veces! El sábado por la noche iba yo medio chispado por las ramblas, tambaleándome entre putas, guiris y adolescentes calentorras, cuando reparé en algo realmente escalofriante. Las adolescentes calentorras llevaban una indumentaria más de puta que las propias putas. Supongo que es el signo de los tiempos que nos ha tocado vivir. Si años atrás las mujeres ponían todo su empeño en emanciparse, conseguir el derecho al voto y todo eso ahora luchan denodamente en una guerra caliente por ser las más putas de la galaxia.

Comentarios como este me han granjeado cierta fama de misogino, machista, e incluso frustrado sexual, así que para paliarla voy a mover ficha, por primera vez y sin que sirva de precedente, en defensa de esos perversos seres con raja que chupan pollas. ¡El precio de las compresas y tampones es excesivamente elevado! Lo digo muy en serio. No puede ser que haya que pagar un precio tan alto por mantener la asepsia genital. Desde aquí propongo una solución de urgencia a los cerebros pensantes de Evax: a ver si en lugar de delirar tanto con las tanga girls y anuncios de Cecilia Roth (por cierto, ¿esta tiparraca aún tiene la regla?) os poneis a trabajar un poco e inventais la compresa reversible. Abataría costos y ahorraríais considerablemente en bandas adhesivas, pues con el flujillo, la compresa quedaría bien pegada a la braga sin necesidad de pegamento. Mi otra propuesta va dirigida a los cirujanos plásticos: inventad de una puta vez los coños con cremallera!! Así todo se quedaría dentro y sería cosa de abrir de vez en cuando para descargar.

Desde luego, mira que tiene que ser asqueroso ser mujer.

BERLUSCONI ES DIOS

BERLUSCONI ES DIOS

A la lista de héroes de nuestro tiempo expuesta en el último post hay que añadir, como no, al ínclito Don Silvio Berlusconi, un mártir de la hipertrofia posmoderna del buenrollismo mal entendido que ha causado un conflicto diplomático con Finlandia al asegurar que logró trasladar la sede de la Comisión Agroalimentaria Europea de Finlandia a Italia "empleando todas sus tácticas de seducción con la primera ministra de dicho país"(la última hora sobre el tema es que los finlandeses han llamado al boicot de los productos italianos!!!!! Es increible que haya gente dispuesta a dejar de comer pizza y pasta Giovanni Rana por una chorrada como esa)

Después de que Don Silvio se hubiese moderado temporalmente por aquello de haberse puesto un pañuelo pirata y un vestido de seda blanco cuando Italia estaba en luto por la periodista asesinada en Irak, comenzábamos a dudar de que pudiera levantar de nuevo la cabeza, pero lo ha hecho, ¡y de qué manera...!

¡Ojalá en España pudiéramos disfrutar de un presidente tan saleroso...!

QUIERO SER TANGA BOY

Todos sabíamos que zapatero es un farsante, pero esto ya clama al cielo... a ver, si tiene que haber el mismo número de ministras que de ministros... ¿por qué cojones hay tanga girls y no tanga boys? Yo me ofrezco como cantante, dada mi dilatada experiencia en el mundo del espectáculo bochornoso. Por lo demás, no tengo nada más que decir, salvo que visiteis esta interesante freakez comparativa entre las tanga girls y las supernenas. http://pepixlabs.net/combates/supernenas-vs-tangagirls/. Que os den

Tragedias Estivales

Tragedias Estivales

Hola mamarrachos! Ya está aquí el verano, con sus calores, sus cancioncillas insoportables, sus chotas enseñando la huchita, sus gañanes musculados en camiseta de rejilla y, por encima de todo, sus tragedias masivas. Os propongo un juego: ¿que tipo de tragedia creeis que toca este año? Las opciones de partida son las siguientes, aunque podeis aportar más si creeis que unos tiparracos y tiparracas como vosotros pueden aportar algo:

-Un autobús lleno de jubilados o de escolares se come una hostia como un piano y mueren todos menos el conductor, que luego se suicidará ahorcándose con sus propios pololos debido al complejo de culpabilidad.

-Biescas´ memorial: un torrente de agua se lleva por delante un camping para hacer real ese refrán de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, nunca mejor dicho.

-Atentado islámico apocalíptico y remontaje de el reino de los cielos con más mala leche.

-La red de metro de Barcelona colapsa por la onda expansiva del Carmel y todos los snobs ultrafashion de la ciudad mueren ahogados en sus propias heces, que huelen tan mal como las del todo el mundo, por supuesto. o Peor... la mayoría son vegetarianos.

-Un tsunami. ¡Lo japonés está de moda!

-¡Guerra civil! No sería la primera vez que la gente se mata mutuamente por unos documentos de mierda que a nadie le interesan (archivos de Salamanca)

-Y por último mi favorita, ¡incendio en el sónar! Todos los djs europeos y parte de los extracomunitarios pierden la vida calcinados. Vuelve la polka!

Venga chavales, haced vuestra porra! Y no os olvideis de las matanzas psicóticas en fiestas de pueblo, eh?

A molar!

Héroes de nuestro tiempo

Héroes de nuestro tiempo

Hola pantagruélicos exponentes de la lobotomización asistida! Como veis, este calor tan peliculero aún no ha conseguido doblegarme y, a pesar de que he estado a punto de mandaros a todos a tomar por el culo debido a vuestra desidia postera, sigo escribiendo en este blog inclasificable con la esperanza de que algún día algún autor de bestsellers facilones encuentre un código apocalíptico en mis mensajes que ayude a descifrar el significado de la letra de la canción del puma "pavo real, pavo real, viva la numeración...".

Pero bueno, al grano. En estos últimos días han pasado tantas cosas que ya ni se por donde empezar. Primero, un tipo llamado Aquilino Polaino lía un cristo de tres pares de pelotas diciendo que los homosexuales son una panda de enfermos (no voy a entrar en polémicas por una vez, pero un tipo con ese nombre AQUILINO POLAINO, no puede estar equivocado), luego el pavo ese pellejoso de la formula una compara a las mujeres con los electrodomésticos y en el telediario de Antena 3 lo califican de troglodita (hermosa palabra, por cierto), Fraga deja a toda españa en suspense hithcockiano mientras aguarda el voto de los emigrantes y amenaza con pasarse a la oposición (¡temblad progres!) y un sacerdote ortodoxo rumano se carga a una monja con el pretexto de que estaba poseida para soltar, al termino del exorcismo viendo que comenzaba una tormenta, que se había cumplido la voluntad de Dios. Todo esto por no hablar del casting de operación triunfo,el mejor programa de la televisión en eones...

Tanto el señor polaino, como Fraga (Dios nos libre de la amenaza anodina que se cierne de modo indefectible sobre nosotros en la sosaina figura de Touriño), el tipo de la fórmula uno, el cura ortodoxo con veleidades exorcistas y los freakies que se presentan al casting de operación triunfo cantando peor que Nana Mouskouri con una infección de polipos y de resaca, son héroes de nuestro tiempo que remakean, en versión posmoderna, el sentido épico, mayestático y espectacular de la batalla de las Termópilas. Ellos, junto a Pío Móa, Antonio Gasset, y yo mismo (pongámonos mesiánicos por un segundo, que no pasa nada), plantan cara a las multitudinarias hordas de la ramplonería sin recular ni un sólo paso y sudando tres pueblos de las estultas opiniones mayoritarias. Respetemos a estos cercanos Supehéroes, pues sólo ellos saben que todo gran poder conlleva una gran responsabilidad. En este caso, la de que los presentadores de informativos te llamen troglodita, cavernario u homínido, según el caso.

Por otro lado, no quisiera cerrar este post sin hablar de algo que en las últimas semanas me quita el sueño... Cuando una chica te dice que haces que se sienta mujer... ¿qué coño significa eso? Mi interpretación es la siguiente, aunque espero estar equivocado: "haces que me sienta mujer" = "follas que no veas", luego "mujer"= "zorrilla calentorra". La lógica no falla.

Seguiré informando de todo cuanto estimule el flujo electrónico entre mis sinapsis cerebrales. ¡A molar!

UNA NUEVA ESPERANZA

Ave, palomos!

Hoy es un gran día. A pesar de que soy un misógino irredento-resentido he tenido la fortuna de asistir a un momento que PUEDE suponer que no todas las tías son unas golfas aleladas.

Iba yo por la calle todo encebollado escuchando la banda sonora de El Bosque en Mp3 cuando tropiezo sin querer con una pava muy guapa pero que no hacía ostentación barriobajera de sus armas de seducción masiva. Le digo, muy romántico yo, "¿Pero qué haces, pava?", y la tía se vuelve hacia mi con una sonrisa, acuclillada sobre el cesped, y me espeta: "Busco tréboles de cuatro hojas". Antes de que me respondiera, la testosterona se me había desmandado y estaba a punto de montar un pollo del quince, pero aquellas palabras dulces y sibilantes enternecieron mi corazoncito y la dejé en paz con sus tréboles.

¿Por qué es tan importante ver a una pava buscando tréboles en el cesped de una isleta de carretera? Pue por las siguientes razones:

-Demuestra, contra todo pronóstico, que hay chicas a las que no sólo les interesan los tangas y los zapatos de tacón (nunca confieis en nadie que sacrifica la comodidad de su ojete y/o su integridad lumbrar a fin de atraer al sexo opuesto), sino también la naturaleza y su flora.

-Demuestra, asimismo, que existen chicas que hacen cosas que no están el guión, es decir, que no se conforman con ir de compras, chupar pollas, o aparentar frialdad de femme fatale.

-Y ya por último, esta chotilla hizo gala de una inocencia, una elegancia, un candor y una simpatía que el género femenino, desde hace algunos años, se ha empeñado en finiquitar en aras de una supuesta liberación sexual que únicamente las conduce a la infelicidad, los desengaños, la sordidez y los malos tratos.

No sé si se entiende lo que digo, pero en todo caso, estoy muy feliz de haber sido testigo de algo así. Si por casualidad eres esa pava y estás leyendo esto, ponte en contacto conmigo, o en su defecto, con el genetista italiano Severino Antinori, porque hija mía, tal y como están las cosas, no nos va a quedar otra que clonarte...

"ERA UN CHICO MUY EDUCADO..."

"ERA UN CHICO MUY EDUCADO..."

¡Hay que ver las cosas que pasan! Un fulano llamado Nannysex va por ahí encalomándose bebés de dos años mientras trabaja de canguro (su sueño era tener una guardería propia...) y cuando lo trincan todo el mundo se echa las manos a la cabeza y dice muy circunspect@ "Era un chico muy educado y simpático, siempre hablaba con todo el mundo". Es que la gente no escarmienta. Y la culpa la tienen películas como la Venganza de los Sith, donde los malos subrayan su condición perversa mediante un maquillaje de malo, una cara de malo, y una actuación de malo. En el cine español sucede esto muy a menudo, por no hablar de las teleseries, y así nos luce el pelo; que aquí el personal no se pispa de que vive al lado de un psicopata ni aunque sorprenda al tío de marras grapándose los cojones contra una palangana. Como lo importante es sonreír, vestir bien y mostrarse muy amable... ¡Pues desde aquí quiero denunciar que esta falta de suspicacia y sentido de la paranoia fomenta la violencia de género, los asesinatos e incluso el reggaeton. Las pavas se lían con gañanes porque son simpáticos y luego estos mismos gañanes almibarados le parten los piños en cuanto se las follan. Los empresarios contratan a tipos simpáticos que luego les birlan el contenido de la caja registradora y se piran con la secretaria a dilapidar la pasta en los casinos y termas de Baden-Baden, los mejores amigos se follan a las novias mutuamente (si no se las cargan antes) y así todo...

Ante una tesitura tan chunga propongo al gobierno que obligue por ley a visionar toda la filmografía de Alfred Hitchcock a cualquier persona buenrollista con mejillas arreboladas. En especial La Sombra de Una Duda. La normalidad es una patología. Desconfiemos de la gente normal o aparentemente anodina, sobre todo si son capricornio (los individu@s pertenecientes a este signo zodiacal son de los que te pisan la mano cuando te estás cayendo por un barranco si no mira nadie y luego le dan las condolencias a tu familia en el funeral. ¡Mucho ojo!)
Esa chica tan mona que vive a tu lado puede haber puesto un anuncio en internet para buscar gente a la que le mole ser devorada. Ese tipo tan majete del kiosko de la esquina puede ocultar una pila de cadaveres detrás del Diez Minutos, y tus padres, escribo bien, tus propios padres, tal vez protagonicen videos de coprofilia por internet o se trasquilen niños en sus ratos libres. Sospechemos de todo el mundo. Cuestinémoslo todo. Yo solo se que no sé nada, o sea, que puede pasar de todo porque soy un puto paranoico. Pero eso sí, cuando en un futuro descubra que alguno de mis hijos se dedica al tráficos de órganos o es asesino en serie, a mi no me cojera de sorpresa...

CALLO GALÁCTICO

CALLO GALÁCTICO

Por fin amigos, ha llegado el día. Ayer he ido a ver La Venganza de los Sith, última entrega de ese pastiche posmoderno para freakies con complejo de Edipo que reutiliza y liofiliza la mitología clásica a fin de que pueda ser comprendida por el mismo público garbancero de A Todo Gas o Mar Adentro. Confieso que en los días previos a la proyección, llegué a temer que la película fuera al menos decente. Sobre el papel, el argumento funcionaba, y la crítica se mostraba bastante entusiasmada con ella. Negro veía yo mi futuro como despotricador galáctico, pero un tipo con la pinta de palurdo de George Lucas no podía fallarme, y gracias a los midiclorianos, no lo ha hecho. La película es un auténtico trullo tumefacto.

Lo primero que debo decir es que ojalá bastara fruncir el ceño y poner morritos de tío malo para pasarse al lado oscuro. Yo llevo veinte y pico años intentando ser un hijo de puta traicionero y no hay tu tía por más que me entreno como un gilipollas delante del espejo. Supongo que tendré que dejarme sarro en los piños, como Palpatine. Sólo así quedará claro lo pérfido que soy. Hay que ver.

En segundo lugar, le recomiendo a Lucas que deje de escribir y de intentar dirigir a actores. No puede hacerlo. Este fulano debería seguir el ejemplo de gente como Michael Bay y aceptar sus limitaciones. La trama de la Venganza de los Sith no está mal, pero cada vez que un personaje abre la boca, la caga. Vamos, que todo se ha resuelto como el culo. Lucas, obsesionado con cerrar todos los cabos sueltos de las dos trilogías, ha incurrido en el peor de los errores posibles: ser demasiado explicativo. Da la impresión de que le interesa más que sus seguidores incondicionales con transtorno monomaniaco no encuentren en su película ninguna rendija o laguna argumental que contar ese mismo argumento con credibilidad. Por ello, todos sus intentos por rellenar de profundidad psicológica a esas croquetas actorales que maneja en La Venganza de los Sith, zozobran de manera apocalíptica. Donde no hay, no hay. Sinceramente, prefería los dos primeros episodios. Al menos no intentaba pintarme un inocentón espectáculo de acción pirotécnica para retrasados como algo supertrascendente. A esta peli le pasa un poco como a las folclóricas: el aplauso irracional de la masa hace que sobredimensione su propia importancia, de tal modo que lo que sólo es una historia de chiringuito carenter de todo atisbo de imaginación, se cree de repente que está descubriendo los recovecos más oscuros de la naturaleza humana. En fin. El único que se salva es Chewbacca y porque sólo abre la boca una vez y no se entiende que coño dice (su presencia en la película no viene a cuento para nada, pero eso es otro cantar). Por lo demás, zurraspa cinematográfica servida, como siempre en Lucas, con sobredosis de efectos especiales mesmerizantes.

Esperemos que realmente la saga se termine aquí y no se le dé por hacer la precuela de las precuelas o un epílogo del prólogo. Personalmente no me creo que toda esta mierda se haya acabado, además de Fausto, quedan muchas otras obras clásicas que fagocitar...

LA SENECTUD MOLA, EL CÁNCER APESTA

LA SENECTUD MOLA, EL CÁNCER APESTA

¡Ave, somormujos!
Al fin he logrado superar mis problemas de paranoia recidivante y estoy listo para proseguir con mi cruzada solitaria (porque aquí no deja comentarios ni Alonso Girgado)contra la estulticia sincronizada de la civilización-messenger. Hoy voy a tocar un tema muy espinoso. El único, y hablo en serio, que es capaz de enternecer el poco corazoncito que me queda después de que hayan pasado por mi vida unas cuantas zorripuercas empeñadas en destrozarlo. Me refiero a la senectud. Los viejecitos, queridos amigos, me dan mucha lástima. Sobre todo aquellos que se parecen a actores entrañables del cine americano, caso de Clint Eastwood, James Coburn o Anthony Quayle. Pero no sólo ellos, también Don Manuel Fraga. Es intolerable que un personaje peliculero de su calibre sea constantemente machacado por el mero hecho de tener ochenta y dos años. Por una vez, y sin que sirva de precedente, deberíamos aprender algo de los gitanos, pues ellos, a pesar de otros muchos efectos que se les puedan achacar y que no entraré a glosar por pudor buenrollista zapateriano pero que todos sabemos, tratan a sus mayores con la reverencia debida. Los viejos ya tienen bastante con ser viejos y que nadie les haga ni puto caso como para escuchar todo el puto día que están demacrados y van a palmar en breve. Vale que es cierto, pero por esa regla de tres deberíamos cebarnos también con los los enfermos crónicos del corazón, los pacientes de cáncer y los hemofílicos. Ya no hay respeto a los mayores, y eso que atesoran una experiencia vital de la que podríamos aprender muchisímo. Por ello, si hay algún anciano leyéndome, le animo a mezclar las basuras, gastar más agua de la debida y usar pesticidas. No es posible combatir a la juventud agañanada cuerpo a cuerpo, pero si les destrozais el mundo vuestra venganza será más dulce que un pastelito de la pantera rosa o un chupa de kojak. ¡Abajo el ecologismo! !Que esos cabrones que no os van a visitar a los asilos y pasan de vuestro puto culo paguen por su arrogancia! !haced que muten! !que se torren con rayos ultravioleta y que sean presa de las glaciaciones más salvajes! !Aún estais a tiempo! Yo, desgraciadamente, todavía tengo 27 años, pero os apoyo con toda mi alma, y si hay que mutar por vuestra causa, mutaré. De hecho, ya hace tiempo que me paso el ecologismo por el forro de los cojones en vuestro honor. ¡Os quiero, viejecitos entrañables! !No desfallezcais!

Y ya para terminar, una noticia trágica. Kylie Minogue, esa chiquilla que nos ha alegrado tanto la vista, la mano y no tanto la ropa con sus contoneos peristálticos, tiene cáncer de mama. Es posible que le tengan que extirpar uno de sus pechos. De ahí que, os invite a todos, ancianos, mozalbetes e incluso lerchas y gañanes, a guardar un minuto de silencio por ella y luego gritar por la ventana: ¡El cáncer apesta! Espero que esta trágica noticia incite a los salidos de los investigadores a poner toda la carne en el asador en su lucha contra la peste de los nuevos días...

El entrañable mozalbete de la soriasis

El entrañable mozalbete de la soriasis

Ni Ichi the Killer, ni Braindead, ni Story of Ricky ni paparruchas... Ayer he visto por tercera vez en esta mi atrabiliaria existencia, la película más dura que jamás haya impresionado con conos y bastones mis retinas alucinadas. La película en cuestión se llama SOY PUTA PERO MI COÑO LO DISFRUTA, y la main star, ya os lo podéis imaginar, no es otra que Carmen de Mairena. Poco podemos decir de esta gran diva de la caspa, pero si le echais huevos al asunto podeis averiguar la duda que en mayor o menor medida nos ha carcomido a todos en algún momento: ¿tiene rabo? No desvelaré el misterio. Pero ya que hablo de rabos os diré que se los come a pares, y uno de sus partenaires, por si fuera poco, tiene soriasis en su miembro, lo cual no impide que Carmen le bruña el cetro con voracidad.

La película empieza con el tipo de la soriasis haciéndose una manolilla con un poster de Carmen. En un momento especialmente cálido, el tipo atraviesa la foto con su tranca a la altura de la boca de la Mairena y empieza a darle a la zambomba mientras que, en sus fantasías, ella se despendola con otro pavo. Prodigio de montaje y de reflexión metacinematográfica sobre la realidad y la ficción.

Sin embargo, el clímax llega cuando Carmen, tras proferir su única frase en toda la peli ("que electricista ni que electricista, tengo el coño que me hace chispa")hinca los codos sobre una mesa, pone el culo en pompa, y el pavo de la soriasis, ni corto ni perezoso, le rompe el cerito. Hasta ahí uno puede resistir más o menos. Pero queda lo peor. En un arranque de heroismo sin parangón, el pavo de la soriasis saca la lengua y le chupa el culo como si la cosa no fuera con el. Vamos, que el chico termina robándole la película a la Mairena. Ignoro cuánto cobro el desdichado por su épica actuación, pero debió ser bastante. Esperemos que no cometa el error de pigmentar de nuevo su miembro con el dinero obtenido. Sería una auténtica pena que un actor como él se despojara de su rasgo más característico. La soriasis venérea de este tipo es a las pollas lo que el hoyuelo de Kirk Douglas a las barbillas. ¡Vivan los secundarios con encanto!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

MATTHAUSEN ME MATA

¡Hola filibusteros! Hoy tengo la paranoia a flor de piel por el rollo ese del presidente de la asociación española de prisioneros de Matthausen. Para los que aún no le sepais, resulta que el pavo en cuestión, un tal Enric Marco, se inventó lo de su estancia infernal en el famoso campo de concentración para molar más y salir por la tele, lo cual le honra y le confiere todos mis respetos, vitores y alabanzas. Ahora bien, el caso me ha puesto aún más suspicaz que de costumbre (recordemos que yo soy de esos tíos que duerme con la puerta cerrada con llave para evitar que algún miembro de su familia, en un arranque impredecible de psicosis, pueda hacerle puré con una minipimer)Lo expondré brevemente: si ese tipo se lo invento todo... ¿quien nos asegura que es el único? Y aún más... ¿quien nos asegura que no todos mienten? ¿Y si los parafascistas más recalcitrantes están en lo cierto y lo del holocausto es mentira? ¿Y si ni siquiera la guerra fue real? Tal vez ni siquiera los videoclips de Paul Anka sean reales, ni tú, ni yo, ni siquiera mi variz.

Me estoy hiperventilando. Creo que lo dejaré por hoy no vaya a ser que descubra algo gordo y me pase como al Mel Gibson en Conspiración...

WHITE SKIN, UNA PELÍCULA DE RECHUPETE

WHITE SKIN, UNA PELÍCULA DE RECHUPETE

Después de caspas del calibre de Malevolence, El Escondite, Cursed o Mar Adentro, el cine de terror al fin nos ofrece una película decente. La podeis encontrar ya en vuestro videoclub y se llama White Skin. Su director, un canadiense tarado de nombre Daniel Roby ha ganado en Toronto el premio a la mejor dirección y su carrera promete tela marinera porque al tío se le va tanto el tarro como a nuestro entrañable David Cronenberg, otro saleroso cineasta que cuenta ´con frases en su filmografía como "ven a ver esto, hermano, jamás había visto unas entrañas tan hermosas..." (Inseparables)

Pero a lo que íbamos. White Skin es una peli que combina el dramón de amores imposibles con el terror más sórdido y emético. La cosa va de un pavo que pierde la cabeza por una fulana pelirroja de piel muy, muy, pálida. La tía es un poco rara, porque además de padecer un extraño cáncer, tiene por costumbre rebañar los condones de su pareja después de que éste los tire a la basura (No os perdais la escena, y si podeis, contempladla relamiendo el culín de un danissimo natural).

Paso de destriparos el desenlace. Sólo os diré que aquellos que teneis la manía de bisbisear "pelirrojo malasuerte" al cruce con alguien pelitaheño estais de enhorabuena. White Skin confirma vuestras peores sospechas sobre esos seres tan macilentos como morbosos (si tuviera que contar con los dedos de las manos las veces que me la he pelado pensando en la Scully tendría que pasar una temporada en Chernobyl para mutar y que me crecieran más) Por si fuera poco, la trama resolverá el enigma de esos misteriosos estadios de anemia transitoria que siempre os han asaltado después de cepillaros a cualquier pava teñida de pajizo.

Es una peli bastante buena, pero tiene un fallo en lo que a la naturaleza de su mensaje se refiere: Todos sabemos que las pelirrojas no son las únicas zorronas hijas de puta que te sacan la sangre, el esperma, y el dinero, sino que se trata de algo congénito al sexo con hendidura.

Nada más por hoy. Volveré pronto para hablar de... ¡Star Wars! He, he, he

El reino de la zurraspa

El reino de la zurraspa

Hola zarigüeyas y zarigüeyos! Han sido muchos días sin escribir debido a la apertura de la temporada de caza de tórtolas con horca, que me ha mantenido muy ocupado, pero ya estoy de vuelta, o eso creo.

Ayer he ido a ver El reino de los Cielos a un cine de extrarradio y he decidido que ya iba siendo hora de vérmelas con ese carapán chocarrero híbrido entre Luís Enrique y un clon inestable del pavo que no se lava de Upa Dance, hablo, por supuesto, del zurrasposo "actor" ídolo de aolescentes con moquillo vaginal Orlando Bloom.

¿Como es posible que un tipo sin atisbo alguno de garbo, carente de refinamiento, de cara de peliculera y de hablilidad interpretatitivas, esté molando de esta forma tan denodada con papeles en pelis del calibre de el Señor de los Anillos, Troya y El reino de los Cielos? Porque a ver, el tipo ni siquiera es guapo, ¡cojones!, que tiene la mandíbula para fuera. Y eso por no hablar de su carisma, que yo diría que hasta el anodino Ben Affleck (otro carapán de órdago), tiene más gracejo. No sé, no sé, que este pavo tenga éxito constituye un claro síntoma de que la relajación de las costumbres y la laxitud moral post 11-septiembre acabará por condenarnos a todos al infierno de la ramplonería más galopante...

Porque además de Orlando Bloom, en Kingdom of Heaven hay algo muchísimo más ominoso: su mensaje pro mestizaje cultural a lo Manu Chao. El espiritu del talante que ese ser protervo de cejas circunflejas ha inoculado a nuestra agonizante sociedad, se está extendiendo como un cáncer y ya no hay quimioterapia que valga. Vamos a palmar todos de buenrollismo crónico e infarto masivo de diplomacia. Para empezar, ya han empezado a reescribir la historia para que no protesten los moros. Ahora resulta que los cruzados se llevaban de puta madre con ellos, respetaban su cultura y su religión e incluso los admiraban. Y el Saladino, ,lo mismo con los cristianos. Ya puestos, Ridley Scott podía haberlos retratado a todos en plan perrofaluta con un diábolo y unas mazas. Hay que ver lo que la tiranía de la corrección política obliga a hacer a los buenos cineastas (escenas para la antología: Orlando Bloom rinde Jerusalén como quien no quiere la cosa después de una sanguinaria batalla y le pregunta a Saladino ¿qué vale Jerusalén", él dice "nada" y sigue caminando, luego se gira sonriente en plan Vin Diesel, le guiña un ojo y apostilla "todo", y ya, a molar. Luego, ya en Jerusalen, Saladino se encuentra una cruz tirada en el suelo y, como ha aprendido muy bien la lección zapateriana del entedimiento por cojones entre culturas, la vuelve a poner de pie) ¿Dónde han quedado esos tiempos donde Charlton Heston hacía rodar cabezas de infieles a lomos de Babieca sin que nadie tuviera que legitimar sus actos? ¡Hasta quieren quitar la estatua de Santiago Matamoros de la Catedral! ¿Pero esto que coño es? Como sigamos así el Fernando León o alguno de su troupe de hippiosos descerebrados va a acabar haciendo una peli sobre la expulsión de los Judios en la que todo fue dispuesto con mucho talante y de común acuerdo. Y yo me pregunto¿por qué está tendencia conciliadora sólo ejerce su influjo con respecto al mundo árabe? Estaría también de puta madre una peli sobre el genocidio en la que soldaddos de las ss y prisioneros jugarán al mus y tuvieran diálogos del tipo "hey, pavo, tengo que matarte, pero en realidad te aprecio la hostia a ti y a tu cultura", "no, sí ya, a mi también me caeis guay los nazis. Si no fuera porque me has arrancado los piños y me sangra la boca te besaría".

Cousas veredes.

Venas Varicosas y Rigatón

Venas Varicosas y Rigatón

Hola marmolillos y marmolillas! Como lo más interesante que me ha pasado este fin de semana ha sido que he terminado el sábado a las siete de la mañana con un narcotraficante de guinea ecuatorial y una guiri despendolada en un tugurio de salsa donde sólo había pavos con camisa de rejilla y cadenas bailando el rigatón (hasta entonces creía que esta peña bailaba como excusa para follar pero me he dado cuenta de que en realidad follan como excusa para bailar) os voy a contar una bonita historia del pasado. Alguno ya la conoceréis porque no paro de contarla doquiera me encuentre: se trata de LA HISTORIA DE LA VARIZ EN EL RABO.

Todo comenzó hace dos años y pico. Me levanté todo resacoso para echar un reguete y en cuanto sacó el animalillo me doy cuenta de que se ha convertido en todo un animalote, vamos, que no era picha era cipote. Así a ojo de buen cubero, diría que el diámetro de mi miembro se había incremetado en casi la mitad. Me había brotado una vena del tamaño de un mejillón de las Barbados desde el nacimiento hasta casi el glande (palabra que viene del latin glans, glandis, bellota). Al principio pensé "hostias! como mola!" pero algo me decía que aquello no era natural por más que pudiera suponer mi pasaje de acceso al fantabuloso mundo del cine porno. Así que se lo enseñé a mi viejo, y al tío se le pusieron los pelos como escarpias y los ojos todos negros (se quedo sin blanco de los ojos por efecto de la dilatación de las púpilas) y exclamó con la mandíbula desencajada "¡pero chaval, tienes que mirarte eso! y a mí me entró una cojonina tremenda porque soy hipocondriaco.

Al cabo de unos días, como la cosa seguía sin desinflarse, ´pedí vez para el urólogo. En la sala de espera, había un pavo cariacontecido que me notó nervioso y empezó a hablarme para romper la hegemonía amodorrante de una música de ascensor que era la versión saxo de Nothing Cant Stop Me Now, de Samantha Fox (tela marinera). El tío me preguntó que a qué venía, y yo le expliqué lo de mi variz. Entonces se puso a descojonarse y me suelta "Eso no es nada. A mi me han quitado un testículo hace un par de meses y hoy puede que me corten el otro, y mírame, como un Jesusito en el Pesebre". Ya os podéis imaginar el mal rollo. En esto me llama la enfermera, que para ser fieles a la verdad estaba más buena que los agujeros de filipinos. Me dice "venga, despelótate". Yo me quito todo y me quedo allí con mi rabo hipertrofiado. La tía al principio no se dio cuenta, porque estaba acostumbrada a ver allí de todo, pero cuando miró por el rabillo del ojo se quedó acojonada, lo cual a mí me excitó bastante e hizo que se me inflara todavía más aquello.

Al fin llegó el doctor. Me da la mano y tal y enseguida se pone manos a la obra. Mira y sopesa la situación con aspecto pensativo. Luego sentencia "Hijo mío, tienes una variz venerea". Aquello me superó, aunque como buen hipocondriaco me había leído varias enciclopedias médicas en busca de nuevas enfermedades que padecer, jamás había encontrado nada referido a varices venéreas. ¿Y qué hago", le pregunto. El tipo carcajea. "Hay dos opciones-dice- Una es ponerte una media en el pene para descomprimir, como las que llevan las viejas en los tobillos pero para penes, la otra es esperar a que baje por si sola" Le respondí que casi preferiría que bajase sola. El doctor se marchó, yo me vestí, y la enfermera hizo como que no estaba hiperventilada sexualmente y dejó escapar la ocasión de aprovecharse de mí. Al cabo de una semana o así, la variz desapareció.

Pero aún hoy, en las noches de luna llena o cuando amenaza tormenta, recidiva para recordarnos a todo que hay que tener cuidado con lo que deseas, porque puede cumplirse...

A molar por doquier.

(por cierto, no disponía de fotos de varices venéreas, así que os tenéis que conformar con una de extremidades inferiores)

Habemus papam (con cara de malo)

Habemus papam (con cara de malo)

Sí amigos, después de dos semanas rebosantes de camarlengos, protodiáconos, solideos y fumatas blancas y negras, al fin habemus papam. Y no sólo eso, sino que también habemus papam peliculero con cara de malo de James Bond y sonrisa proterva. Y no sólo eso, además el tipo está considerado un inquisidor de la postmodernidad, y atención que no se queda ahí la cosa ¡nuestro entrañable fulano con cara de malo perteneció en su época a las juventudes hitlerianas!

Desde aquí no puedo más que congratularme por tan sabia elección del espíritu santo. Si ya me había hecho estremecer de fruición contemplativa el peliculerismo inherente al proceso de elección del sumo pontífice (agonías, entierros, misas condenatorias, pavos vestidos de púrpura moviéndose en plan señor Burns, fumatas, guardaespaldas, chotillas en extasis...) ahora ya no quepo en mí de puro gozo al saber que al fin hay un tipo allí en el Vaticano dispuesto a que pasen cosas caiga quien caiga. Pido a Dios que le dé fuerza al papa para perseguir a los infieles como yo y así le de algo de emoción a nuestra vida.

Santidad Josephum ¡Totus tuus!

Dadme un punto de apoyo y...

Dadme un punto de apoyo y...

Este fin de semana me ha pasado algo muy extraño. Estaba manteniendo una entrañable conversación acerca de las diferencias ergonómicas entre los cagaderos españoles y los norteamericanos y alemanes (la tapa de los americanos deja un hueco a la altura de los genitales que sirve de reposapene, en tanto que los alemanes tienen una plataforma en el interior para que los zurullos no se hundan y puedas admirarlos, o comprobar si tienes una enfermedad infecciosa, sin interferencias ópticas. El lado negativo es que si el cagarro te sale demasiado largo corres el riesgo de pintarte el ojal) cuando de repente me di cuenta de que soy un freakie en el sentido originario de la palabra, esto es, que mi cuerpo presenta ciertas anomalías de diseño...

Me explico. Para mi los cagaderos americanos siempre habían sido unos avanzados a su tiempo porque evitaban que el pene, al envarillarse, hiciera palanqueta con la tapa del water, algo muy doloroso. Lo que yo no sabía es que el único que se empalma al cagar, por lo visto, soy yo. Lo he consultado con todos cuantos he podido, y nadie sufre este peculiar efecto secundario. Por fortuna, un amigo veterinario me ha explicado que todo puede deberse a un mal empalme de nervios producido durante el desarrollo embrionario. Vamos, que menos mal que el nervio que controla el esfínter no hizo puente con el que controla los espasmos de glotis...

Lo que quiero saber es lo siguiente: ¿existe alguien más en este mundo al que le ocurra lo mismo que a mí? En caso afirmativo podríamos formar una plataforma de protesta y presionar a los de Roca para que también fabriquen reposapollas american style. La palanqueta, y esto va en serio, provoca varices venéreas. Que la molancia os acompañe!

Deconstructivismo splatter

Seguimos con noticias de esas raras. Ayer he leído en El Mundo un artículo interesantísimo acerca de un transtorno muy sandunguero. No recuerdo el nombre de la patología en si, pero sí en que consiste. Resulta que hay gente que se siente tan a disgusto con su cuerpo que se muere por que le amputen determinados miembros, ya sean piernas, brazos, badajos, orejas... Se ve que los pacientes en cuestión no pueden soportar la idea de la unidad somática, y es por ello que necesitan deconstruirla pero en plan literal. Por lo visto, un tipo hasta consiguió convencer a un médico para que le cercenase ambas extremidades inferiores. La pregunta es... ¿para cuando una película sobre el tema? No me diréis que no es mil veces más interesante una película sobre un fulano que quiere ser troceado que una sobre el sosaina del Sampedro ese, que sólo quería morirse.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¡Esas palmas!

¡Esas palmas!

Sólo para lectores con badajo:

Mucha atención. La universidad de Harvard ha realizado un trabajo de investigación en el que demuestran, mediante cámaras ocultas instaladas en discotecas, baretos, e institutos llenos de lerchas, que las mujeres tienden a enseñar las palmas de las manos a su interlocutor cuando este le atrae sexualmente. Desde luego, con lo fácil que es desplazarlas directamente hacia el paquete y masajear con leves movimientos circulares... ¡Mira que son complicadas!

Mar Adentro: Gotelé de Cuello Vuelto

Mar Adentro: Gotelé de Cuello Vuelto

Mi crítica de Mar Adentro:

Por algún extraño motivo en dos de las películas más exitosas del cine Español de los últimos años los protagonistas comparten un gusto estético desconcertante por los jerseys trasnochados de la abuelita. Me refiero a Los Lunes al Sol y Mar Adentro, donde tanto Santa como Sampedro, personajes ambos encarnados por Javier Bardem, lucen sin reparo unas prendas tan rancias como la moralina barata de sus respectivas películas. Ustedes dirán... ¿y eso que más da? ¡Pues mucho! A través de esos retazos ajados de lana, podemos columbrar cual es la verdadera ecuación matemática que rige los destinos de las dos producciones: éxito de taquilla = sensiblería de chiringuito+maniqueísmo amodorrante, vamos, como los peores blockbusters románticos de Hollywod...

De acuerdo con el tono paternalista y hagiográfico tan del gusto de los autores, resulta absolutamente lógico, y yo diría que hasta necesario, embuchar al magnánimo Bardem en ropajes hogareños y simpaticotes propios de un anuncio de Aspirina. Así uno se ahorra el tener que trabajar los personajes en su complejidad, que siempre tiende a ser una tarea bastante engorrosa, y además lima un poco los rasgos cada vez más agrestes del agañanado actor. Recordemos que el tipo en cuestión no es un angelito, ya que se dedica a ir por las discotecas pavoneándose a lo Hulk y destrozando tabiques nasales ajenos.

Pero a lo que íbamos. Desde el fundido de apertura al de cierre, Mar Adentro se nos revela como un cúmulo de despropósitos tan ciclópeo que por momentos hasta cae bien por razones de índole Kitsch. Entre el costumbrismo más reaccionario (la omnipresente música de gaitas, los hórreos que asoman por doquier...) y la recuperación del humor de sainete (¡Esa escena impagable con Joseph María Pou ejerciendo de payaso tonto y Bardem de payaso listo!), la película, de una falta de sutileza enfermiza, es al melodrama lo que el gotéle a una pintura de Velázquez. Sólo fíjense en la escena en la que, a fin de connotar las ansias de movilidad de Sampedro, a Amenábar no se le ocurre otra cosa que lanzarlo a volar por la ventana en plan Peter Pan. Pepe Gotera lo hubiera hecho mejor.

Si realmente quieren ver una buena película sobre la eutanasia permítanme un consejo: desplácense ipso facto a su cine más cercano y adquieran una entrada para Million Dollar Baby. No diré nada más. Al salir de la sala, ustedes mismos comprobarán que, aunque Eastwood y Amenábar se encuentren muy juntos en la foto de familia de los Óscars, la distancia ética y estética que los separa es tan infinita como la que separa la mano de Bardem de la de Belén Rueda en la única escena más o menos afortunada de la película.

Calificación: execrable

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres