Blogia

DOLCEFARNIENTE

El papa ya está con Chanquete

El papa ya está con Chanquete

Aunque nunca he sido demasiado católico, quisiera con este post ensalzar la figura de Juán Pablo II, un tipo que logró algo que yo siempre he soñado y que no consigo ni de coña: decir las mayores burradas y seguir cayéndole bien a la gente. ¡Ole tus huevos, Karol!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Propuesta Legislativa Tendente a la Justicia Poética

Propuesta Legislativa Tendente a la Justicia Poética

¡Hola amigos! Puesto que se dice, se rumorea, y se comenta que mi regreso ha sido un poco light, hoy tocaré un tema de "rabiosa actualidad" (¡vivan los tópicos!) para ver si así le toco la fibra sensible a alguien. El tema en cuestión es el del sueldo de las mujeres. Hace un año o así el gobierno se gastó una parte considerable de nuestros impuestos en la realización de una campaña publicitaria muy casposa que tenía si cabe más jeta que caspa. En ella, se nos trataba de concienciar acerca de la precaria situación laboral de la mujer, que por lo visto cobra menos. Dos comentarios: en primer lugar, yo no me creo esas estadísticas de que las mujeres cobran menos, pues como todo el mundo sabe, al ser las mujeres un sexo poco creativo y preocupado por trivialidades (comprar tangas, emperifollarse....), ocupan gran parte del anodino sector de la elaboración de estadísticas, controlándolo y sesgándolo. En segundo lugar, aunque dicha afirmación fuese cierta, no dejaría de ser justa. Me explico. Ellas tal vez cobren menos, de acuerdo, pero del mismo modo nosotros también ligamos menos y, por si fuera poco, tenemos que pagar en muchos bares y pubetos mientras que ellas no. Ambos fenómenos repercuten de manera muy negativa en nuestra autoestima y calidad de vida, por un lado, y en nuestro peculio, por otro. Así pues, resulta algo a todas luces cabal, legítimo y poéticamente justo que, mientras no se solucionen estos dos problemas, las mujeres sean penalizadas con un descuento de entre un diez o veinte por ciento (ya puestos treinta, que coño!) en sus salarios. Desde aquí propongo que los beneficios recaudados sean empleados en repartir putas y bebida a la población masculina. Eso es todo. Os mantendré informados de cualquier otra reforma política que se me ocurra.

Noticias Fantasma

Noticias Fantasma

¿Habeis observado que últimamente se producen con demasiada asiduidad noticias espectaculares que salen una o dos veces por la tele y luego desaparecen para siempre? Os pondré unos cuantos ejemplos: después del once de septiembre un avión cayó sobre el barrion neoyorquino de Queens (que curiosamente es el barrio judío por excelencia) y se cargó a un montón de gente. No se volvió a hablar jamás del asunto, como tampoco del cuarto avión secuestrado durante los ataques terroristas... Pocos meses más tarde, en una planta energética de Francia tenía lugar una potente explosión. Los informativos dijeron, en primera instancia, que se barajaba la hipótesis de un atentado terrorista. Luego, la noticia desapareció en las cloacas de los noticiarios.

El último ejemplo lo estamos viviendo ahora mismo. ¿Os acordais del incendio del edificio Windsor y de todas las polémicas sobre sus fantasmas? ¿A que hace ya semanas que no se escucha nada sobre el tema? La cosa tiene su miga, porque mientras que todo el mundo omite sospechosamente cualquier noticia relativa al tema, seguimos dale que te pego con la chapuza del Carmel, acaecida más o menos por las mismas fechas, eso sin mencionar el 11m.

No quisiera resultar paranoico con mis teorías conspirativas, pero está claro que aquí pasa algo raro de cojones. Mi tesis: los poderes fácticos nos ocultan atentados terroristas para que no nos entre cojonina paranoide. Ahí es nada.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El asombroso poder de los camareros

Resulta increible como la excelencia de cara al público de un camarero puede cambiar el signo de un día. Lo digo porque el otro día, mientras estaba de vacaciones por la zona rural del Bierzo topamos con uno que me hizo sudar bilis con intensidad de marejada a fuerte marejada. La cosa fue así, paramos en un pazo cerca de Ponferrada sobre las doce y le dijimos al tipo si aún podíamos desayunar. La idea no parecía hacerle demasiada gracia, pero en un alarde de condescendencia que no se correspondía con su cara de estar oliendo mierda, accedió. Pedimos tostadas para dos. Al cabo de más de media hora, el tipo aparece con un plato de tres tostadas. Matemáticamente, la cuestión se complicaba, así que lo llamamos para pedirle más tostadas. Media hora más de espera, con el café ya frío, y el fulano aparece con un enorme plato de porcelana sobre el cual reposa una triste y solitaria tostada. Por si fuera poco, mientras la deposita sobre la mesa con desdén, habla por el móvil con alguien y ni siquiera nos mira a los ojos. El dilema estaba claro: irnos sin pagar o pedir el libro de reclamaciones. Al final, ni una cosa ni otra. Tan acostumbrados estamos a que nos meen por encima que decimos que llueve.

Ese mismo día, por la tarde noche, nos desplazamos hasta León para tomar unas tapas en el barrio Húmedo. Nos metimos en un bareto que daba una tapa de chorizos al vino muy apetitosa con cada consumición. El hado quiso que de las aproximadamente cincuenta personas que había en el local el camarero se olvidase precisamente de nosotros. Después de la experiencia matutina en el pazo, estábamos a punto de explotar, como Neo-Tokio. ¿Teníamos cara de gilipollas o es que inexistíamos como en el sexto sentido? En lo que a mi respecta, ni siquiera tenía hambre, es sólo que me jode sobremanera que estas cosas me tengan que pasar siempre a mí (un día hasta me cobraron en el carrefour una almohada hipoalergénica de ciento cincuenta euros que no había comprado)y sobre todo, que me hagan desempeñar el rol del cliente rompehuevos que tanto odio y que a lo largo de mi lamentable curriculum vitae alguna vez me ha tocado soportar. Yo no soy un cliente rompehuevos. Sólo quiero recibir el mismo trato que la masa y ser igual de feliz que ellos, con mi vinito y mi tapa de chorizo, con mis tostadas para dos dispensadas en un número par mayor o igual que cuatro.Los camareros, amigos míos, son los nuevos Harry Callahans españoles. "Sé que te estás haciendo una pregunta, hijo, me he olvidado de tu tapa o no me he olvidado de tu tapa, adelante, alégrame, el día" Si al menos tuvieran la presencia del gran Clint....

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres