Blogia
DOLCEFARNIENTE

Habemus papam (con cara de malo)

Habemus papam (con cara de malo) Sí amigos, después de dos semanas rebosantes de camarlengos, protodiáconos, solideos y fumatas blancas y negras, al fin habemus papam. Y no sólo eso, sino que también habemus papam peliculero con cara de malo de James Bond y sonrisa proterva. Y no sólo eso, además el tipo está considerado un inquisidor de la postmodernidad, y atención que no se queda ahí la cosa ¡nuestro entrañable fulano con cara de malo perteneció en su época a las juventudes hitlerianas!

Desde aquí no puedo más que congratularme por tan sabia elección del espíritu santo. Si ya me había hecho estremecer de fruición contemplativa el peliculerismo inherente al proceso de elección del sumo pontífice (agonías, entierros, misas condenatorias, pavos vestidos de púrpura moviéndose en plan señor Burns, fumatas, guardaespaldas, chotillas en extasis...) ahora ya no quepo en mí de puro gozo al saber que al fin hay un tipo allí en el Vaticano dispuesto a que pasen cosas caiga quien caiga. Pido a Dios que le dé fuerza al papa para perseguir a los infieles como yo y así le de algo de emoción a nuestra vida.

Santidad Josephum ¡Totus tuus!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres